lunes, 10 de octubre de 2011

PERIFERIAS

[…]

En estos últimos años, no he adquirido convicción más inquebrantable que la que sostiene que la esencia de los cuerpos y las ciudades se encuentra en las periferias. Siempre hay que evitar las arterias principales.

[…]

A veces, en una ciudad desconocida, preguntas a un transeúnte por una iglesia y cuando te quieres dar cuenta te está llevando a un prostíbulo.

[…]

Pero el médico de familia es un médico de periferias. No hay nadie que le tome el pulso a la ciudad como él. Siempre prefiere fotografiar la ropa tendida de las casas que la Plaza Mayor. Conoce acerca de las aguas fecales y sus desembocaduras.

http://www.sietediasmedicos.com/blogs/opinion/item/562-periferias.html